Comisaria Mossos d’Esquadra en Viladecans

1º premio

arquitecto:

Josep Vila

arq. colaboradores:

Esteban Canosa

arq. técnico:

Antoni Rosell / TAXSUS

colaboradores:

Omar Jimenez. Visupro.Fotografia

cliente:

GISA

empresa constructora:

CRC

situación:

Av. LLuis More del Castillo

superfície:

1.965 m2

presupuesto:

2.834.742’63 €

proyecto:

2006

ejecución:

2007

La comisaría se sitúa dentro de un solar plano, impersonal y situado en una zona de crecimiento migratorio de viviendas sociales de los años 60 de cierta conflictividad.
El carácter simultáneo público y hermético del edificio se manifiesta con la idea de volumen cerrado, compacto pero revestido de vidrio translúcido que deja pasar la luz pero no es transparente. La comisaría deja intuir su actividad pero de forma matizada.
El proyecto plantea un edificio aislado, encerrado en sí mismo, abierto en su interior mediante dos patios y se manifiesta externamente separándose de los límites mediante un foso de cortezas y al mismo tiempo del terreno con una ligera elevación de su planta baja. La comisaría se nos muestra como un elemento autónomo y aislado respecto a las edificaciones vecinas.
Criterios funcionales
Todo el programa queda dividido en tres plantas estratificando los usos del más público al más privado, así en el nivel de acceso situaremos las dependencias de atención al ciudadano y en sótano y planta primera las zonas de detenidos y vestuarios respectivamente.
El uso de los patios interiores que atraviesan el edificio nos sirven para generar iluminación y ventilación naturales en los despachos, pasillos, aparcamiento y al mismo tiempo, relaciones visuales cruzadas.
El hermetismo y frialdad lógico para su uso da una imagen de cubito sobre una alfombra de corteza pero permite que de noche funcione como linterna que ilumina y vigila su entorno.

El proyecto
La comisaría se sitúa dentro de un solar plano, impersonal y situado en una zona de crecimiento migratorio de viviendas sociales de los años 60 de cierta conflictividad.
El carácter simultáneo público y hermético del edificio se manifiesta con la idea de volumen cerrado, compacto pero revestido de vidrio translúcido que deja pasar la luz pero no es transparente. La comisaría deja intuir su actividad pero de forma matizada.
El proyecto plantea un edificio aislado, encerrado en sí mismo, abierto en su interior mediante dos patios y se manifiesta externamente separándose de los límites mediante un foso de cortezas y al mismo tiempo del terreno con una ligera elevación de su planta baja. La comisaría se nos muestra como un elemento autónomo y aislado respecto a las edificaciones vecinas.
Criterios funcionales
Todo el programa queda dividido en tres plantas estratificando los usos del más público al más privado, así en el nivel de acceso situaremos las dependencias de atención al ciudadano y en sótano y planta primera las zonas de detenidos y vestuarios respectivamente.
El uso de los patios interiores que atraviesan el edificio nos sirven para generar iluminación y ventilación naturales en los despachos, pasillos, aparcamiento y al mismo tiempo, relaciones visuales cruzadas.
El hermetismo y frialdad lógico para su uso da una imagen de cubito sobre una alfombra de corteza pero permite que de noche funcione como linterna que ilumina y vigila su entorno.La comisaría se sitúa dentro de un solar plano, impersonal y situado en una zona de crecimiento migratorio de viviendas sociales de los años 60 de cierta conflictividad. El carácter simultáneo público y hermético del edificio se manifiesta con la idea de volumen cerrado, compacto pero revestido de vidrio translúcido que deja pasar la luz pero no es transparente. La comisaría deja intuir su actividad pero de forma matizada. El proyecto plantea un edificio aislado, encerrado en sí mismo, abierto en su interior mediante dos patios y se manifiesta externamente separándose de los límites mediante un foso de cortezas y al mismo tiempo del terreno con una ligera elevación de su planta baja. La comisaría se nos muestra como un elemento autónomo y aislado respecto a las edificaciones vecinas. Criterios funcionales Todo el programa queda dividido en tres plantas estratificando los usos del más público al más privado, así en el nivel de acceso situaremos las dependencias de atención al ciudadano y en sótano y planta primera las zonas de detenidos y vestuarios respectivamente. El uso de los patios interiores que atraviesan el edificio nos sirven para generar iluminación y ventilación naturales en los despachos, pasillos, aparcamiento y al mismo tiempo, relaciones visuales cruzadas. El hermetismo y frialdad lógico para su uso da una imagen de cubito sobre una alfombra de corteza pero permite que de noche funcione como linterna que ilumina y vigila su entorno.

entidad organizadora:

GISA

caracteristicas del concurso:

Concurso restringido

posición:

1º premio